El juego entre cenizas.

Dos ojos de noche alumbran el absoluto.

En la estela de humo un sonido de alerta

lamento no acabado,

me llevó al túnel intransitable.

El aletear de su cola,

presagiaba la travesía lenta

al cauce del salto entre tapiales.

El juego de corazones comenzó:

sin luz en la cancha de juego

patean la bolita personajes misteriosos,

arcángeles seductores soñadores,

luciérnagas ebrias de vodka,

ogros flamantes de autoridad,

enanos impotentes de cariño,

serpies en manipulación de la esfera,

ninfas resbalando en orgullo,

glotonas valquirias ignorantes,

serafines vírgenes en vida.

Enlodados en el juego de tener flamante presa

que se convierte en ceniza.

Mientras la gata y yo no paramos de girar

por alcanzar nuestra cola, lejos de toda realidad

soplando los residuos calcinados del amor.

El juego finaliza cero a cero: ninguna piel ha caído

por llegar a la portería del corazón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s