Cinco letras

Porque hoy vine

por las cinco letras que te nombran

es el canto de pasión una aventura:

mientras las Cibeles cruzan el desierto del espacio

y con mi ropón de besos

cubro tu espalda ancha

como el universo que lleva impreso.

 

Hoy vine a rescatarme en ti

de las mentiras que me describen

y los hechizos de las arpías

que se acercan para nombrarme falsa,

porque no me siento yo

si no soy provocadora.

 

Entonces te seduzco

para penetrar cada uno de tus planetas

y resbalarme por la fragilidad de los deseos.

 

Mientras sigo esperándote en esa esquina

pasan las paridoras de vida

las mutiladoras de esperanzas

envi-diosas de tu piel.

 

Y me contengo

diez centímetros más en los tacones,

en la vida que se mece

con cara de espejismo.

 

¿A dónde vamos?

Más allá

donde nos hizo coincidir el destino a besos

donde me nombras y tu voz

hace eco,

tomada de tu mano

como del lazo que me sujeta a la existencia.

 

Canto por las cinco letras que te nombran:

soy la mujer que baila y vocaliza vendada

en la cuerda floja.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s